18.12. <i>SOLAR CHROMA #1</i> (vídeo)
18.6. <i>BAJO LAS PIEDRAS</i> (vídeo)
18.7. <i>LA VIDA ES SUEÑO</i> (vídeo)
18.13. <i>HIGHLANDS</i> #1 (vídeo)
18.8. <i>OJOS EN LA OSCURIDAD</i> (vídeo)
18.4. <i>MÁS ALLÁ DEL PRINCIPIO DEL PLACER</i> (vídeo)
18.5. <i>PÁGINAS DEL LIBRO DEL PHOENIX</i> (vídeo)
18.7. <i>LA VIDA ES SUEÑO</i> (vídeo)
18.8. <i>OJOS EN LA OSCURIDAD</i> (vídeo)
18.9. <i>5.30 AM</i> (vídeo)
18.11. <i>STILLEVEN</i> (vídeo)
18.2. <i>LA SOCIEDAD DEL ESPECTÁCULO</i> (vídeo)
18.13. <i>HIGHLANDS</i> #1 (vídeo)
18.3. <i>LAS 150 PASIONES ASESINAS</i> (vídeo)














 

VIDEO-PERFORMANCE: El Video no es aquel procedimiento que registra la performance, es su motor, la provoca,, se trata así de una performance consecuencia de la incitación del sector virtual-virtualizador. Si la videocámara es la pregunta, la performance es la respuesta. Si la videocámara es la provocación, la performance es la aceptación de ese duelo, un potlatch que se juega a dos bandas.

Y el performance y la videocámara se miran: uno al otro: el performance mira a la cámara [no se trata aquí de los parámetros del cine clásico], y ésta no es un nuevo narrador objetivo (culminación humanística del nuevo registro), sino un duelista que a su vez mira –si bien con ojo eléctrico- al performance: se diferencian en la acción del performance y en la quietud de la cámara con su provocación mayestática e implacable registro del duelo.      

 

la_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpgla_sociedad_del_espectaculo.jpg

La Sociedad del Espectáculo.

Video-performance. 3´47´´.Incorporación del marco de representación- Cuadro/ Retrato como campo de batalla donde la imagen se devora a sí misma. El lenguaje audiovisual se presenta aquí emblemáticamente como monólogo reflexivo del Poder, en el que se encara a sí mismo, al modo autárquico, tomando como símbolo auto referencial el espejo y la imagen especular que de él deriva y que a él constituye; especular en su doble vertiente de “espectacular” y de puerta de entrada hacia lo inverso o “reflexividad”. Un “a través del espejo” en el que la figura del espejismo es leída en dialéctica de deseo- espacio. 

 

 el_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpgel_ jardin de las delicias icono 2.jpg

El Jardín de las Delicias.

Video-performance. 27´. Auschwitz Redux y la vampirización de la imagen en la sociedad de la Virtualocracia.

 

 

 

 

 

 

 

VIDEO-GESTO: Lo que importa no es la acción, sino el gesto considerado como microacción y en su dimensión más interior. Gesto del ser, el hacer y el decir son facultativos. Y puede desembocar, como gesto, en su afín Teatro Auto de Actor.

    

bajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpgbajo_las_piedras.jpg

Bajo las piedras.

Video-performance. 78´. ¿Por qué las planchas estaban debajo de las piedras?. Sobre la Mística de la Inmanencia, y una respuesta a la realidad. 

 

ojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpgojos_en_la_oscuridad.jpg

Ojos en la oscuridad.

Video-gesto.26´. Color. Acerca del Nirvana en un día cualquiera. 

 

 

 

 

 

 

 

VIDEOGRAFÍA:  Es la manifestación de la autonomía del audiovisual el cual crea el vórtice de imagos y acústicos. Simbiosis de todas las cosas –a las que otorga en su registro y/o manipulación la dimensión de estatuos- y de Deus ex Machina que los mueve, los modifica, los registra, nos las otorga.

Deus ex Machina, la creación desligada de lo creado.

 

las_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpglas_150_pasiones_asesinas.jpg

Las 150 Pasiones Asesinas.

47´. Color. Primera parte de la tetralogía a partir de Sade acerca del Mal: en lo Humano, en la Historia, en la Cotidianidad y en el Poder y su Figura.

 

icono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpgicono solar chroma.jpg

Solar Chroma nº 1.

Videografía. Serie Proyecto Croma. 7´. Color. Género de Pintura en video a partir de una obra de Andrei Stapleton.

 

icono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpgicono cyclops.jpg

Cyclops.

Videografía. 3´13´´. Color. El Ojo del Poder: el que nos mira mientras creemos que somos nosotros quienes lo miramos.


icono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpgicono highlands nº 1.jpg

Highlands nº 1.

Videografía. 16´.Serie Nowhere. Los lugares donde nunca sucede nada.

 

icono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpgicono 5.30 a.m..jpg

5.30 A.M.

Videografía. 12´56´´. Serie The Hours. Las horas en las que nunca sucede. Videografías de 1 solo plano.

 

 paginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpgpaginas_del_libro_de_phoenix.jpg

Páginas del Libro de Phoenix. Página 1.

Videografía. 2´30´´. Color. La luz que renace de la oscuridad, fénix de las tinieblas.

 

 

 

 

 

 

RETRO-VIDEO: Punto de encuentro entre lo viejo y lo nuevo. Con lo que establece un cuestionamiento acerca del tiempo, su doble direccionalidad de pasado hacia presente y de presente hacia pasado, y su velocidad a través de la propia velocidad de exposición de frames (los nuevos fotogramas) por segundos.

Por su planteamiento se puede emparentar con Redux.   


icono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpgicono stilleven.jpg

Stilleven nº 1.

Videografía. 2´25´´. Serie Stilleven. Color. Acerca del género del Bodegón, Naturaleza Muerta o Naturaleza Viva. A partir de la dialéctica entre peso y levedad puede glosarse esta obra organizada como una retórica de aspectos plásticos y físicos ( medidas, contornos, proporciones, orientaciones, angulaciones…). Todo ello no es en definitiva más que la categorización cultural acerca de la Physis –la naturaleza física.


mas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpgmas_alla_del_principio_del_placer.jpg

Más allá del Principio de Placer.

Retro-video. 53´. Color. Acerca de lo que hay más allá del principio de placer. Redux a partir de la iconografía de Alfred Hitchcock sobre un fondo de ideas de Sigmund Freud.

 

la_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpgla_vida_es_suenio.jpg

La vida es sueño.

Retro-video. 9´19´´. Color. Redux de la obra de Calderón de la Barca. Teatro Auto de Actor.

 

 

 

 

 

 

 

                                                                        PÓSTLOGO

 

“LA SOCIEDAD DEL ESPECTÁCULO” es la respuesta escrito-audiovisual a dos planteamientos del equipo de realizadores: Uno, la instrumentalización del retrato, género de la pintura- imagen fija- en la técnica y sintaxis fílmica-imagen secuencial. Dos, la adaptación del ensayo homónimo del situacionista francés Guy Debord. De la fusión de tales postulados se derivó la adopción del aparataje espectaculista de la sociedad postmoderna como marco de representación secuencial de la toma de contacto del yo con el cuerpo, propio o ajeno, cuerpo que en definitiva es la carne del género retrato.

    Presupuestos estéticos a la par que condicionantes económicos determinaron la elección de la estructura de la tragedia clásica como armazón de la obra en el plano narrativo, con una puesta en escena y filmación que aunase unidad de Espacio, de Tiempo y de Acción; parámetros clásicos que aquí se tratarán de manera un tanto enigmática pues no se desarrollará, en puridad, ninguna acción a través de ningún Tiempo encuadrado en ningún Espacio, desbaratándose finalmente tales reglas: Los personajes ninguna actividad ejecutarán, ningún objeto construirán, ninguna trama urdirán, ningún diálogo entablarán... en definitiva, ausencia de acción, salvo la de la mirada, la acción por excelencia del arte visual.

                    la sociedad del espectaculo 1.jpg la sociedad del espectaculo 1.jpg la sociedad del espectaculo 1.jpg           

       3 fogonazos rojos sobre fondo oscuro son la señal de alarma de un peligro inminente, y de inicio del film. Un monitor se instaura, emblemático, como LA SOCIEDAD DEL ESPECTÁCULO- así reza el texto corrido, como letrero luminoso-, telón de fondo de la tragedia. Una voz en off describe y dicta sentencia sobre la ulterior representación que ejemplificará la tesis expuesta: “La vida entera de la sociedades en las que impera el modo de producción moderno se anuncia como una inmensa acumulación de espectáculos. Todo lo directamente experimentado se ha convertido en una representación”.Abre el fuego un bombardeo caótico de imágenes y audios extraídos como sin filtro de la Oferta espectral de la Imagen. Sobre el que será plano base del film (una chica joven en la zona izquierda del encuadre, un chico joven en la derecha) se funden primeros y primerísimos planos del mismo plano base, saturándose  la imagen con iconos redundantes, signos de los mismos. Las figuras de Ella y de Él fueron registradas en dos tomas independientes con lo que forman un  plano determinado, por estar compuesto de dos elementos extraños el uno al otro; y sólo el mecanismo de gestación de la imagen al que se alude por las bandas de sintonización los unifica en un mismo encuadre: Se crea la apariencia de integración y se une lo que sigue estando separado. Y el video dentro del video, que se expone en la contemplación narcisista de sí mismo, cuaja y termina cogiendo forma: “El mundo de la representación se convierte en real…”,con lo que se articula la primera premisa del silogismo debordiano que exigirá como conclusión fatal: “…por tanto lo real se muta en representación”.      

           la sociedad del espectaculo 2.jpg                        la sociedad del espectaculo 3.jpg                         

    Ya sobre fondo que continúa vacío, ahora blanco, y desprovisto de cualquier objeto escenográfico continúan, con apariencia más corpórea, Ella y El… elegidos jóvenes, delgados y de apariencia andrógina siguiendo cánones de moda. Ella, vestuario blanco; El, negro, en una dialéctica tonal que ayuda a configurar el tratamiento cromático del film, tendente a la fotografía de blanco y negro en obvia alusión al carácter documental, con una tendencial al rojo, color que abre y cierra la obra con claras connotaciones. … Ella de frente y mirando a la cámara-espectador, El de perfil y mirándola; Ella activa en su actuación, El pasivo en la contemplación… mas su estatura ligeramente superior, el contraste tonal que establece sobre el fondo claro y su posición a la derecha del encuadre le otorga un mayor peso visual que atempera el protagonismo absoluto de Ella. Por fin están ya los cuerpos preparados para la ejecución y representación de sí mismos.

   … Y empieza el espectáculo. La  Oferta al espectador, en definitiva en el I acto – minuto 1:02- la pauta de actuación que se le dio a la actriz fue que crease su personaje para los demás: “ El yo para los demás… mi cuerpo para los otros que lo contemplan”. De ahí el torrente de gestos convencionales, muecas, tics, coqueteos, desafíos… que el montaje parodia alterando su naturalidad mediante variaciones alternativas y desubicadas, velocidades trucadas ( las más de las veces a ralentí)… todo ello muestra un cuerpo en proceso de fragmentación maquinizada por montaje: se monta y desmonta el cuerpo y su gesto, este resulta intercambiable siendo indiferente que aparezca ese gesto o este otro pues ninguno significa. Igualdad en su asignificancia.

   El encuadre es de plano medio con los personajes inmovilizados en su eje vertical: no realizarán ningún desplazamiento, en clara referencia a la pose estática del retrato en el lenguaje de la pintura, pero también imagen de pasividad y fosilización. Tal plano aparenta en principio fijo y estático, pero posee un movimiento latente que será perceptible con el avanzar del film: un lento y paulatino zoom de aproximación continua activa la pausada selección de lo que al final se impondrá como el elemento protagonista de todo retrato: el rostro, más aún, los ojos.

   La iluminación, su saturación y contraste subrayan el carácter incorpóreo de los personajes y los funde con el fondo blanco. El audio acompasa al video en una polifonía atropellada de voz en off, en principio única, sosegada y bien articulada, ralentizada por montaje para resaltar su carácter fríamente descriptivo en una dicción que parodia la convencional narración en off del género documental; sin embargo su articulación en encabalgamientos y cadencias alcanzará un increscendo que llega a saturar el mensaje y lo torna indescifrable. Los números pregonados por el audio ejecutan la doble función de marcar el paso del tiempo- junto con los fundidos encadenados- y de inventariar el archivo de dogmas textuales con su nulo conocimiento transmitido a resultas de su propia saturación, proporcional al crecimiento agigantado de la cuenta numéricas.

    Hacia el final de este bloque –minuto 1:28- en compaginación con un dogma que evoca la voz acerca del Poder se intercala en semihundido un macroplano del rostro de Ella –precursor de su último encuadre-, hierático a modo de emblema del Poder de la Imagen, amenazador por su escala y expresión.

                                  la sociedad del espectaculo 4.jpg

    Mientras siguen en plano medio nuestros dos personajes con los que nos vamos familiarizando: Ella mujer seductora, ambigua y provocadora, tal es la imagen prototipo de la Oferta capitalista; Él hombre pasivo en la contemplación, abanderado de la Demanda que recibe impasible, sin juicios, el consumo de lo femenino como mercancía fetiche del Capital en la blanca asepsia del nuevo paraíso, ese espacio de la nada, iluminado y desnudo en el tiempo sin devenir.

   la sociedad del espectaculo 5.jpg

   Un alejamiento del plano base –minuto 1:45- con fundido sobre un plano especular del mismo tema abre el II acto. Pauta de actuación para la actriz: “El yo para mí… mi cuerpo que yo contemplo”. Mayor lentitud en los gestos en aras de una expresión más íntima, la toma larga y continua y la aparición de planos en encabalgamientos fundidos a modo de reflejo del plano principal, acompasando  la voz en dicción más pausada y con resonancia de eco, conforma el entramado de la imagen especular. El espejo, oráculo de connotaciones oníricas, no sólo devuelve la imagen proyectada, también abre un diálogo del Yo consigo mismo… y con ello la posibilidad de la reflexión; así Ella actuante hasta ese momento, empieza a autobservarse bajo la disciplente mirada de Él. Los dos se proyectan de manera quiral en la pantalla-espejo: Ella a la izquierda y Él a la derecha en la mitad izquierda del encuadre, y en inversión en el lado derecho: a la izquierda Él y a la derecha Ella, con lo que se propicia el paso al siguiente acto y, más importante conforma un cambio de sentido y significado en el desarrollo de la tragedia.

                                 la sociedad del espectaculo 6.jpg                                                                                              El III acto –minuto 1:55- exterioriza la catarsis: “Tomo conciencia de que yo sólo soy Imagen, síntesis de la confrontación dialéctica. Esta toma de conciencia respecto al anterior estatus de alienación exige una alteridad en la composición, coherente con el “viaje a través del espejo” y sus consecuencias. El encuadre se ha acortado ya visiblemente y el estado de agitación de Ella crece. Él la contempla con una mirada ahora orientada de izquierda a derecha con lo que potencia el vector de dirección de lectura y escritura de la sintaxis clásica, y se precipita el inminente final.                                                                                                                                                                          la sociedad del espectaculo 7.jpg

    Un monitor con pantalla en color rojo montado en semihundido sobre el personaje de Ella nos remonta al carácter de leitmotiv  de los tres destellos del principio del film y bruscamente se impulsa el zoom: compaginando con las últimas resonancias de los ecos de la voz en off a modo de epitafio se encuentra en gran primer plano el rostro de Ella, rostro fatalmente transmutado y corrompido por el efecto de ampliación forzada sobre el siempre constante caudal de información que en definitiva aporta la óptica-zoom: cuanto más nos acercamos y nos entran las cosas por los ojos, menos vemos y menos conocemos.

                        la sociedad del espectaculo 8.jpgla sociedad del espectaculo 9.jpg                    

    El fundido con el rostro de Él desenmascara por fin la falsa adjudicación de errores de los personajes: Él, tan expectante siempre también es actuante y comulga de la misma naturaleza alienada de Ella; nos contempla inmovilizado y con extrañeza, pero con ello se nos ofrece a nosotros los espectadores, el público: resulta que al final la Demanda también es Oferta, y el espectador –Él- se cosifica en mercancía audiovisual. Un increscendo de efecto de video digitalizado subraya este proceso de mutación, quedando sólo límpidos los ojos, protagonistas de la mirada y signos de la personalidad. Él, tan secundario durante el desarrollo del film es ahora el único protagonista de la catarsis final. El último movimiento de imagen, un zoom retro a modo de despedida sobre el fotograma detenido de Él, y el posterior fundido sobre otro rostro de Él de expresión más horrible en rojo y con el subrayado de resintonización de video y audio, instaura el carácter tecnológico del cuerpo representado.

                                   la sociedad del espectaculo 10.jpg

   Es el nacimiento del Cuerpo Tecnificado con su porte hierático y orden mayestático (superestático) ajeno a los condicionamientos del espacio y tiempo. El último plano del rectángulo–monitor rojo sobre fondo negro es el corolario del proceso vampirizador del cuerpo devorándose a sí mismo mediante el proceso tecnológico audiovisual. El cuerpo tecnificado es el vampiro que succiona la carnalidad del cuerpo y la transforma en espectro… ya sólo es, a partir de ahora, Imagen. Suben en increscendo el zumbido de monitores en funcionamiento y un fundido disuelve en rojo.

                                   la sociedad del espectaculo 11.jpg

    El arte figurativo y su género de Retrato ha utilizado el cuerpo como tema para polemizar sobre la persona y su identidad, esa esfera misteriosa sólo cognoscible mediante la exteriorización del cuerpo y sus acciones; por lo que la pregunta clave sobre la personalidad, “¿Quién soy yo?”es inquirir al cuerpo acerca de si mismo… la película ha intentado plasmar este dilema y su destino fatal en nuestra sociedad del espectáculo: “Yo sólo soy Imagen”

 

       

 

                                                                                                     


PRÓXIMOS ESTRENOS. Año 2017 y 2018:

                                                                                                                                 LAS 150 PASIONES HISTÓRICAS

                                                                                                                               LAS 150 PASIONES COTIDIANAS

                                                                                                                                                                  LAS 150 PASIONES GEOMÉTRICAS

Las 3 completan junto con LAS 150 PASIONES ASESINAS la tetralogía a partir de Sade acerca del Mal: en lo Humano, en la Historia, en la Cotidianidad y en el Poder y su Figura.
 
 
DIOS
 
Una radio-VIDEOGRAFÍA sobre Dios ni más ni menos, y su Número ni menos ni más,, en las virtuales llanuras cibernáuticas de los Neo Estados Unidos Mundiales
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
x